domingo, 22 de junio de 2014

la recuperación




Desde mi ventana


Jamás voy a olvidar este verano, el verano que recuperé la cordura. En muchos sentidos.
Si me preguntas, te seguiré respondiendo que todavía no me lo creo.  He salido del hoyo, envuelta en barro y llena de heridas pero viva. No puedo decir que me he curado porque un desorden como el mío no se cura pero digamos que he salido a la superficie y se siente de putamadre.

Seguramente no tienes ni idea de lo que hablo, ni yo misma sé muy bien cómo empezar a contar el drama principal de mi vida, ni siquiera llega a tragedia, digamos que es mi pequenio desastre personal. Lo diré sin rodeos: tengo un trastorno obsesivo compulsivo, soy adicta a la comida. No tengo una relación sana con la comida. Soy capaz de comer cantidades exageradas, espantosas, de comida en pocas horas. La comida me obsesiona, soy capaz de planear todo lo que me voy a comer a escondidas, lo planeo como un evento demasiado importante, día tras día, hora tras hora. Puedo comer hasta querer vomitar o explotar, no me detengo hasta sentirme mal, realmente mal. Es una tortura y de alguna retorcida forma, es un placer.
Pues eso, llevo la vida de un adicto y después de anios en terapia, he descubierto que la razón por la que me hago tanto danio es porque intento llenar un vacio en el alma que no se llena con nada, además de eso me odio demasiado, no me puedo perdonar. Estoy un poco loca, siempre lo he estado.

Como cada vez que salgo del hoyo y me recupero, adelgazo, porque ya no vivo para comer, empiezo a sanar, sonrío más, tengo más ganas de vivir, todo se ve mejor, desde mi reflejo en el espejo hasta la sonrisa de la gente, hasta los besos de mi esposo saben diferente. Es como si la vida me dejara ver todo en alta definición. Lo mejor de todo es que ese dolor constante en el alma, con el que me había acostumbrado a vivir, se ha ido, para bien.

Pero bueno, nunca nada es color de rosa en la vida, sigo trabajando como si en eso se me fuera la vida, en verano las obras son demasiadas y termino la semana con las baterias en cero, como si me hubiesen exprimido la vida, no sé si soy masoquista, pero me gusta lo que hago. Un nuevo practicante vino y otro nos dejó, la vida sigue su curso y los trabajadores van y vienen, ya nisiquiera me da pena, sé que yo también voy a buscar otros rumbos, pronto, pronto.
El asunto con el chico del casi beso terminó (por llamarlo de alguna manera)  un poco accidentada, no tuve el valor de sentarme a hablarlo, fui una cobarde y las cosas cayeron por su propio peso, lo que vino  después fueron situaciones incomodas a montones, me volví a poner el anillo de matrimonio para declarar los limites y él me comunicó que se casaría con su novia, nos miramos de frente como en un concurso de sostener la mirada, ningún sentimiento cabe ahora para tal despelote, la jodimos toda. Después de colgarnos el teléfono varias veces, de tratar de ignorarnos, de actuar como si nada frente a los colegas, nos declaramos una tregua y un día antes de que se vaya de vacaciones para casarse, nos encontramos en las escaleras y subimos juntos a la oficina, eramos dos personas heridas pero dispuestas a seguir adelante con la vida, nos hemos perdonado, esta vez nuestras miradas fueron amables, sonreímos. Nos equivocamos y se acabó. Game over.

Estoy casi lista para dar el examen practico de manejo y ni yo misma me lo creo que ya pueda manejar, es una sensación de libertad, de independencia. Aprender a manejar me ha ayudado un poco en mi proceso de sanación porque nunca me creí capaz de nada, saber que puedo me levanta, me empuja a seguir.


He llenado mi balcón de flores y me hace re-feliz

La semana que viene aparte de estar recargada de harto trabajo se viene con cosas muy buenas para mí, espero sobrevivir al cansancio y a la emoción.

Qué tengas una bonita semana!


No he tenido tiempo para ver películas pero he visto dos que me gustaron mucho "Tracks" y " A long way down"






Estos días he estado escuchando a Paloma Faith y me gustan mucho sus canciones sobretodo "Only love can hurt like this", " Picking up the pieces y "Freedom"

Paloma Faith - Only Love Can Hurt Like This (Official Video) from Jordi DaBoss on Vimeo.

La letra de esta canción siempre me llega al alma cada vez que la escucho
"And if you're still breathing, you're the lucky ones 'cause most of us are heaving through corrupted lungs. Setting fire to our insides for fun, collecting names of the lovers that went wrong. The lovers that went wrong. "

Daughter - "Youth" from On-Airstreaming.com on Vimeo.






miércoles, 30 de abril de 2014

el fin



La primera vez que vi a la pelirroja fue en terapia, imposible no ver sus cabellos encendidos en esa multitud de rubios, desde ese momento la bauticé como la sirena, no tengo idea del por qué. Sirena se cortó las venas y fue a parar a emergencias, no la pude ver en el psiquiátrico donde la metieron para salvarla de ella misma, cuando salió me dijo que mientras se desangraba sintió una fuerza inexplicable que le cambió la vida, el miedo a la muerte, no lo sé. Sirena está mejor que nunca, se ha dado cuenta que es bella, que merece amarse, que su vacio se alimentaba del odio a sí misma.
Sirena y yo nos sentamos en las escaleras del puerto, su pelo se enciende más bajo el sol, siempre me incomoda tener a una mujer hermosa al lado, mis complejos afloran y me siento más fea que siempre.
Sirena come un helado mientras yo bebo agua, he empezado el proceso de desintoxicación y voy tan bien que ni yo me lo creo. -Siento que me estoy curando- le digo a Sirena y ella sonríe. Es verdad, no sé cómo explicar todo lo que siento, después de una recaída que me ha durado varios anios, siento que voy dominando al enemigo que vive dentro de mí. Siento que me aferro a muerte a esa cuerda que me va a sacar lentamente de este pozo. Han pasado sólo cuatro noches desde que me pasó, me senté a llorar sobre la cama, creo que me dio un ataque de pánico de esos, me faltaba el aire y pensé en todo el danio que me he hecho, no merezco esto me dije, no puedo ser tan débil.
Al día siguiente salí a correr y comencé de nuevo, como siempre, como cada vez,  pero esta vez había algo diferente en el aire, llevo cuatro días sin esos horribles ataques de ansiedad, siento que yo lo controlo, algo me dice que vamos bien.

Sirena y yo vimos este video y nos sentimos identificadas con los gritos alucinantes que da la energética  Meg Myers " Heart Heart Head"

Meg Myers - HHH from Elliott Sellers on Vimeo.


Canción melancólica de Tiziano Ferro " La fine" el fin.

Tiziano Ferro - La fine from Love Tiziano on Vimeo.


jueves, 24 de abril de 2014

esta piel



Ayer fue uno de esos días malditos y miserables, uno de esos días en los que la careta de normalidad se me cae y soy yo otra vez y no me soporto.
No me pasa seguido porque lo tengo asumido, como la chica que va cargando el libro sobre la cabeza y no deja que se le caiga mientras camina derecho, con estilo, yo no tengo estilo pero trato que el libro no se caiga, primero muerta.

Hoy fui a trabajar con los ojos hinchados de tanto llorar, por la maniana todavia me dolían un poco al parpadear, por suerte en el tren nadie nota nada, la gente vive pegada a sus teléfonos, tablets o libros. En la oficina traté de no mirar a los ojos a nadie aunque fue un poco difícil, en el escritorio del frente se sienta el practicante pero está de vacaciones y me salvé de dar explicaciones.

En realidad ayer no me fue del todo mal, he tenido días peores pero, aunque suene absurdo, las clases de manejo me tienen jodida, tengo que levantarme más temprano para salir más temprano del trabajo y poder irme a manejar al finalizar la tarde, en la oficina todavía no estamos tan recargados como en el verano pero poco a poco empiezan las obras en mayor cantidad y aunque me la paso atornillada a la computadora se me cansa el cerebro y mi única neurona la pasa mal, eso sumado a que mi jefe me tiene podrida con que saque el maldito brevete lo más pronto posible, sé que es ridículo estresarme por eso pero me pasa.
Ayer estuve a poco de quedarme dormida frente a la computadora y me fui al banio infinidad de veces a mojarme la cara para despertar, estaba muerta pero hice el esfuerzo de llegar a mi casa, baniarme y salir a la escuela a manejar.
Mientras manejaba me frustré horrible porque me olvidaba de hacer los cambios y el tráfico estaba jodido, con un millón de obstáculos y sentí que iba a explotar, por un momento me daba lo mismo estrellarme y causar un accidente del carajo, es evidente que eso era imposible, igual eso era lo único que me apetecía.
Mi profe hippie estaba en lo mejor contando chistes como siempre y comiendo un chocolate cuando frené y me puse a llorar, un cuadro patético, para colmo empezó a sonar mi teléfono, era mi ex colega que quería contarme lo excelente que le iba en su nuevo trabajo.
Mi profesor de manejo sabe que soy una mujer de terapia aún asi me miró con pena y  me trató como si fuera de vidrio, eso me dio algo de colera, lo único que quería era irme a esconder debajo de mi cama, me dio verguenza verme tan vulnerable, tan hecha mierda frente a un extranio, qué mierda, con lo que me cuesta parecer tan normal.
Por lo pronto mi profesor ha cancelado mis horas de manejo de estos días para darme tiempo a recuperar la cordura, como si eso fuera posible para volver a ponerme el libro sobre la cabeza y caminar. 
Me fui a casa secando mis lágrimas y conversando con mi ex colega, lo envidio, se cambió a un trabajo mucho mejor y le va de lo mejor, prometió el encuentro de siempre, yo lo aprecio bastante y espero verlo pronto. Colgué y me largué a seguir llorando, mi esposo me vio en esa situación e hizo lo de siempre, tratar de volverme a la normalidad con lo único que tiene a mano: amor, pero para una persona enferma como yo eso no sirve de mucho, me gusta sufrir y me encerré en el dormitorio a llorar, lo peor era no saber exactamente por qué, lloraba por todo, lloraba porque me jode lo de siempre, me odio y quiero dejar de ser yo, quiero escapar de mi pellejo.

Lloraba por mi sobrepeso, por no poder manejar un maldito auto, por no poder buscarme un trabajo en el que me paguen más, porque hay días en los que pienso que hubiese sido mejor quedarme trabajando en la universidad, lloraba por que me hago vieja y todavia no he viajado a Hong Kong, porque llevo casi nueve anios en este país y no puedo escribir un maldito presupuesto sin ayuda, porque nací mujer y en mi carrera es difícil serlo, porque quiero ver a mi viejo y él parece no querer venir a verme, porque quiero que se sienta orgulloso de este desastre que soy, lloraba por todas esas cosas sin relación entre sí, que patético.

Maniana tengo que trabajar con el chico del casi beso, codo a codo todo el maldito día, la cosa se vuelve peor con los días, noto su voz tembleque al teléfono cuando me llama para quedar por lo del trabajo, se demora en colgar, ese silencio incomodo, yo no me quedo atrás, también me tiemblan las manos cuando sostengo los planos y me quedo oliendo su perfume, necesito un par de cachetadas.