sábado, 26 de julio de 2014

Ridere


Me senté frente a la máquina de escribir, como siempre, con la necesidad imprecisa de teclear.
En mi mundo, nada supera al placer de acumular papeles llenos de palabras, terminar con los dedos adoloridos mientras saboreo jugo de durazno y miro las flores del balcón.

Ya no sé que hacer con tantas hojas escritas, me gusta alucinar que acabaré enterrada en ellas, que alguien romperá mi puerta y una avalancha de papel le caerá encima, una explosión huracanada de mis letras escaparán por los aires y por unos instantes el cielo se llenará de toda mi vida en letras. Qué bonito sería, me quedo suspendida en ese pensamiento y sonrío mientras sigo tecleando a ritmo constante, con los lentes que se me resbalan por la punta de la nariz. Mientras escribo en ese trance de mecanógrafa del pasado, me gusta escuchar los antiguos vinilos que mi esposo heredó de mi suegro, hay una esencia mágica en las cosas antiguas, me gusta creer que la energía de las personas se queda en todo lo que tocamos con amor.

Estos días de verano se me han gastado despacito, he disfrutado todo, desde derretirme bajo el sol hasta trabajar demasiadas horas. A mi edad ya todo se gasta y hay que tomar las cosas como si fuesen a desaparecer ni bien las tocas. La ventaja de hacerse vieja es que ya sabes lo que quieres y si bien se siguen cometiendo errores, más me vale no perder el tiempo en hacerme infeliz. 

Sé que soy una mujer explosiva, de esas que gritan y tiran cosas, los decibeles de mis gritos dependen de la intensidad de la rabia que se apodera de mi cuerpo como a una posesa. Soy un pequeño huracán, una pesadilla de metro y medio, mis manías, mis dependencias, mis problemas sicológicos, ni yo misma me soporto pero el objetivo es aprender a vivir conmigo misma sin destrozarme el alma en mil pedazos, ha sido difícil pero no imposible, de odiarme sin remedio he pasado a decirme al espejo que me acepto, puedo empezar a perdonarme. Es raro, como entrar a los escombros del alma cual albañil y repararlo todo.

Para recordar este trance de recuperación, hace casi un mes, me hice mi segundo tatuaje, quería dejar una huella imborrable de este momento, el recuerdo del dolor de mi primer tatuaje era borroso y lo agrandé con el tiempo, como he pasado media vida escapandole al dolor adormecida con pastillas, le temía a mi propia cobardía pero descubrí con sorpresa que el dolor no era tanto como esperaba, llevé un libro que venía devorando con ansias y por momentos me olvidaba que un jovencito me clavaba una aguja en el brazo, creo que estoy lista para mi tercer tatuaje.

 mi segundo tatuaje


El libro que devoré, la biografía de Marie Curie, me encantó.


Tengo una cantidad irresponsablemente acumulada de libros por leer. Para mi cumpleaños, mi esposo me regaló un vale de compras para una librería y lo canjeé de inmediato con un placer incomparable, luego recibí otro vale parecido de regalo cuando me dieron la nacionalidad, hice lo propio y como soy viciosa, un día que pasaba por la biblioteca no me pude resistir y me pedí prestado una ruma más de libros, sin contar los comics que fui a comprar en un arrebato descontrolado de mi vicio por leer.

Luego de nueve meses interminables, recibí mi carta de identidad alemana, al fin. Después de dar dos examenes, esperar los certificados, presentar todos los papeles, después de la triste renuncia a mi nacionalidad peruana, después de varías citas en migraciones, y vuelta a esperar con paciencia infinita, recibí la mil veces esperada carta de invitación para la ceremonia de entrega del certificado de nacionalidad.
En mi caso, los trámites demoraron mucho porque la jurisdicción a la que pertenece mi distrito es amplia y cubre varios otros distritos, en la ceremonia había harta gente, familias enteras que recibían la nacionalidad en grupo.
La ceremonia era un mero formalismo pero no pude evitar sentirme rara, pueden ser solo papeles, nada cambia la esencia de uno, nunca dejaré de ser peruana, así en papeles ya no lo sea. No me siento alemana, así en papeles ya lo sea.
Este país me ha dado mucho y si me preguntas dónde está mi hogar te diré que aquí, por ahora.
Luego de recibir el certificado, recién pude tramitar mi carta de identidad, esperé dos semanas más y cuando tuve el bendito documento entre los dedos, no sentí nada, tanto esperar algo para al final perder toda la emoción.

recibiendo el certificado

En el trabajo las cosas siguen su curso, tenemos harto trabajo y la gente anda estresada, el supervisor de obra ha demostrado tener un temple de acero, apesar de la carga estresante de trabajo no pierde el buen talante, lo admiro. Hace poco el segundo supervisor pidió descanso médico por estrés, sospecho que renunciará, cada vez que empiezo a acomodarme al grupo de trabajo, alguien renuncia y todo se descompagina. Con el colega del casi beso, las cosas siguen un tanto raras, hay momentos en los que nos comportamos como los adultos que somos, pero el desequilibrio se cuela y nos miramos con nostalgia, como extrañando esos días de joda, cuando creímos que coquetear era inofensivo. Par de ilusos.

La semana pasada estuve de vacaciones para evitar el estrés del trabajo y para terminar de hacer las horas obligatorias para el brevete, manejar se ha vuelto divertido y no veo las horas de dejar de usar el bus y el subte, pero aún me falta robarle algunas horas al día para terminar las horas de practica mientras espero por la fecha del examen, de dónde saco paciencia?
Terminé esta semana con dolor de cabeza, no sé será el estrés o es que me sigo cayendo a pedazos.

Estas semanas no he dejado de escuchar a Tom Odell, me encanta su música
 



 Arisa es una cantante italiana que me ha gustado mucho sobretodo sus canciones "L´amore é un ´altra cosa" y " La notte"






Volví a ver la pelicula Creation, basada en la vida de Charles Darwin, y no me arrepentí




"Hateship, Loveship" es una pelicula triste pero linda a la vez, me gustó.


domingo, 22 de junio de 2014

la recuperación




Desde mi ventana


Jamás voy a olvidar este verano, el verano que recuperé la cordura. En muchos sentidos.
Si me preguntas, te seguiré respondiendo que todavía no me lo creo.  He salido del hoyo, envuelta en barro y llena de heridas pero viva. No puedo decir que me he curado porque un desorden como el mío no se cura pero digamos que he salido a la superficie y se siente de putamadre.

Seguramente no tienes ni idea de lo que hablo, ni yo misma sé muy bien cómo empezar a contar el drama principal de mi vida, ni siquiera llega a tragedia, digamos que es mi pequenio desastre personal. Lo diré sin rodeos: tengo un trastorno obsesivo compulsivo, soy adicta a la comida. No tengo una relación sana con la comida. Soy capaz de comer cantidades exageradas, espantosas, de comida en pocas horas. La comida me obsesiona, soy capaz de planear todo lo que me voy a comer a escondidas, lo planeo como un evento demasiado importante, día tras día, hora tras hora. Puedo comer hasta querer vomitar o explotar, no me detengo hasta sentirme mal, realmente mal. Es una tortura y de alguna retorcida forma, es un placer.
Pues eso, llevo la vida de un adicto y después de anios en terapia, he descubierto que la razón por la que me hago tanto danio es porque intento llenar un vacio en el alma que no se llena con nada, además de eso me odio demasiado, no me puedo perdonar. Estoy un poco loca, siempre lo he estado.

Como cada vez que salgo del hoyo y me recupero, adelgazo, porque ya no vivo para comer, empiezo a sanar, sonrío más, tengo más ganas de vivir, todo se ve mejor, desde mi reflejo en el espejo hasta la sonrisa de la gente, hasta los besos de mi esposo saben diferente. Es como si la vida me dejara ver todo en alta definición. Lo mejor de todo es que ese dolor constante en el alma, con el que me había acostumbrado a vivir, se ha ido, para bien.

Pero bueno, nunca nada es color de rosa en la vida, sigo trabajando como si en eso se me fuera la vida, en verano las obras son demasiadas y termino la semana con las baterias en cero, como si me hubiesen exprimido la vida, no sé si soy masoquista, pero me gusta lo que hago. Un nuevo practicante vino y otro nos dejó, la vida sigue su curso y los trabajadores van y vienen, ya nisiquiera me da pena, sé que yo también voy a buscar otros rumbos, pronto, pronto.
El asunto con el chico del casi beso terminó (por llamarlo de alguna manera)  un poco accidentada, no tuve el valor de sentarme a hablarlo, fui una cobarde y las cosas cayeron por su propio peso, lo que vino  después fueron situaciones incomodas a montones, me volví a poner el anillo de matrimonio para declarar los limites y él me comunicó que se casaría con su novia, nos miramos de frente como en un concurso de sostener la mirada, ningún sentimiento cabe ahora para tal despelote, la jodimos toda. Después de colgarnos el teléfono varias veces, de tratar de ignorarnos, de actuar como si nada frente a los colegas, nos declaramos una tregua y un día antes de que se vaya de vacaciones para casarse, nos encontramos en las escaleras y subimos juntos a la oficina, eramos dos personas heridas pero dispuestas a seguir adelante con la vida, nos hemos perdonado, esta vez nuestras miradas fueron amables, sonreímos. Nos equivocamos y se acabó. Game over.

Estoy casi lista para dar el examen practico de manejo y ni yo misma me lo creo que ya pueda manejar, es una sensación de libertad, de independencia. Aprender a manejar me ha ayudado un poco en mi proceso de sanación porque nunca me creí capaz de nada, saber que puedo me levanta, me empuja a seguir.


He llenado mi balcón de flores y me hace re-feliz

La semana que viene aparte de estar recargada de harto trabajo se viene con cosas muy buenas para mí, espero sobrevivir al cansancio y a la emoción.

Qué tengas una bonita semana!


No he tenido tiempo para ver películas pero he visto dos que me gustaron mucho "Tracks" y " A long way down"






Estos días he estado escuchando a Paloma Faith y me gustan mucho sus canciones sobretodo "Only love can hurt like this", " Picking up the pieces y "Freedom"

Paloma Faith - Only Love Can Hurt Like This (Official Video) from Jordi DaBoss on Vimeo.

La letra de esta canción siempre me llega al alma cada vez que la escucho
"And if you're still breathing, you're the lucky ones 'cause most of us are heaving through corrupted lungs. Setting fire to our insides for fun, collecting names of the lovers that went wrong. The lovers that went wrong. "

Daughter - "Youth" from On-Airstreaming.com on Vimeo.






miércoles, 30 de abril de 2014

el fin



La primera vez que vi a la pelirroja fue en terapia, imposible no ver sus cabellos encendidos en esa multitud de rubios, desde ese momento la bauticé como la sirena, no tengo idea del por qué. Sirena se cortó las venas y fue a parar a emergencias, no la pude ver en el psiquiátrico donde la metieron para salvarla de ella misma, cuando salió me dijo que mientras se desangraba sintió una fuerza inexplicable que le cambió la vida, el miedo a la muerte, no lo sé. Sirena está mejor que nunca, se ha dado cuenta que es bella, que merece amarse, que su vacio se alimentaba del odio a sí misma.
Sirena y yo nos sentamos en las escaleras del puerto, su pelo se enciende más bajo el sol, siempre me incomoda tener a una mujer hermosa al lado, mis complejos afloran y me siento más fea que siempre.
Sirena come un helado mientras yo bebo agua, he empezado el proceso de desintoxicación y voy tan bien que ni yo me lo creo. -Siento que me estoy curando- le digo a Sirena y ella sonríe. Es verdad, no sé cómo explicar todo lo que siento, después de una recaída que me ha durado varios anios, siento que voy dominando al enemigo que vive dentro de mí. Siento que me aferro a muerte a esa cuerda que me va a sacar lentamente de este pozo. Han pasado sólo cuatro noches desde que me pasó, me senté a llorar sobre la cama, creo que me dio un ataque de pánico de esos, me faltaba el aire y pensé en todo el danio que me he hecho, no merezco esto me dije, no puedo ser tan débil.
Al día siguiente salí a correr y comencé de nuevo, como siempre, como cada vez,  pero esta vez había algo diferente en el aire, llevo cuatro días sin esos horribles ataques de ansiedad, siento que yo lo controlo, algo me dice que vamos bien.

Sirena y yo vimos este video y nos sentimos identificadas con los gritos alucinantes que da la energética  Meg Myers " Heart Heart Head"

Meg Myers - HHH from Elliott Sellers on Vimeo.


Canción melancólica de Tiziano Ferro " La fine" el fin.

Tiziano Ferro - La fine from Love Tiziano on Vimeo.