viernes, 18 de abril de 2014

Flores en el ático






Pocos años antes de morir, el abuelo de mi esposo terminó de darle forma a la crónica familiar que venía investigando desde hacía bastante tiempo. Escarbó en sus antepasados, incansable, hasta llegar al año 1620 y recopiló todo con su vieja máquina de escribir, fotocopiando documentos, fotos y partidas de nacimiento.

No puedo evitar conmoverme cada vez que me topo con esa crónica en la repisa de mis libros, por suerte mi esposo recibió esa invalorable maravilla de manos del abuelo y hoy yo, puedo pasar mis dedos regordetes sobre esas hojas, mirar todas esas fotos de gentes desconocidas, inmiscuírme en sus vidas, echarle una mirada al pasado.


Cada vez que leo y releo pasajes de esa historia ajena, muchas cosas pasan por mi cabeza, recuerdo las pocas historias de mis antepasados que llegaron a mis oídos, pienso en mis abuelos, a quienes casi ni conocí, recuerdo a mi abuelo atleta y boxeador, irreconocible en esas fotos en blanco y negro, no logro conectar esas imágenes con el anciano dulce, renegón y destruído por los olvidos que conocí. Pero sobre todo pienso en el abuelo de mi esposo y en los motivos que lo llevaron a tomarse el trabajo de recontruir tanta historia. Supongo que pensaba en el inevitable olvido de nuestra propia existencia tras la muerte, tal vez pensaba, igual que yo, que la vida siempre merece ser contada, que escribir nunca es en vano. 
Me da pena pensar que en mi familia nadie recopiló nada, no tengo ni una foto de mis viejos antes de tener hijos, sin ir muy lejos mis viejos omitieron tomarme fotos entre los dos y siete años, no hay historia gráfica de mi existencia en ese lapso de tiempo, se puede decir que no existí, no hay pruebas.

Hace un par de años como parte de la terapia, me recomendaron hacer una crónica en video de mis avances, como una forma de incentivo en mi eterna lucha contra mis desordenes compulsivos, en muchos de los videos no dije nada, sufro de miedo escénico, no soporto ser observada, me daba vergüenza aún sabiendo que sólo mi terapista y yo, en sesión privada veríamos esos videos. Esta mañana me atreví a abrir esos archivos, en algúnos videos me veía destruída, en otros solo lloraba, era tan patético que estuve a un pelo de borrarlos todos, cuando encontré uno en el que me veía genuinamente feliz, es raro verse a una misma, sobre todo en estados de ánimo casi desconocidos.


Es viernes santo y me he pasado el día en calzones, sola en el departamento, leyendo libros y comics, viendo películas, cantando a gritos, tomando cerveza de sabores, comiendo todo lo que he querido, estoy en el paraíso.

Es primavera pero hace fresco allá afuera, me asomó a mirar mi balcón vacio, sin flores, estoy despeinada, con una botella de cerveza en la mano y en calzones, parezco una alcohólica, no me importa, extraño mis flores, las flores de mi balcón han muerto, las quise proteger del frío del invierno y las puse equivocadamente en el ático, no había sitio en el departamento para tantas flores, supongo que la poca luz las mató, soy una ignorante. El cadáver de mis flores sigue esperando por mí en el ático. Yo sigo esperando el verano.

Mi plan de semana santa es simple, no haré nada, bueno sólo haré algúnas horas de manejo con mi profesor hippie, es un tipo fuera de serie que va haciendo bromas para aligerar mi tensión, tiene unos collares estrafalarios, sonrisa fácil y le gusta conversar conmigo, no hay muchas personas que quieran hacer eso conmigo, desde el primer momento que hablamos por teléfono sentí esa conexión con él, será que hace juego con mi rareza.

Todavía no puedo creer que pasé el temido examen teórico de manejo, siento que me quité un peso grande de encima, no quiero dar un examen más en la vida. Contar todo el ajetreo de aquel día de examen sería demasiado, solo diré que compartí un salón demasiado reducido con jovenes a los cuales yo les doblaba la edad, las computadoras estaban tan pegadas que los videos de la computadora vecina se metía en mi campo de visión, fue un esfuerzo sobrehumano para mi escaso poder de concentración, los resultados se imprimian automáticamente, el sonido de esa impresora significaba que alguien había terminado el examen y me ponía más nerviosa, no dejaba de sonar, hasta que sonó por mis resultados, me acerqué al profesor, me entregó mi hoja con una sonrisa, me felicitó con un apretón de manos y yo no podía creerlo. Mi esposo y yo celebramos ese pequeño paso, el más feliz era mi jefe, que no ve las horas de que me vaya a ver las obras sin chofer.

En la oficina las cosas desmejoraron un tanto cuando un jueves maldito, mi colega favorito terminó su contrato y se fue con mejor rumbo. Todos los miércoles en la sala de reuniones nos juntamos todos para hablar sobre asuntos pendientes y almorzar, mi jefe invita algo suculento que pedimos por delivery, yo nunca cuento nada trascendente en esas reuniones, me entero algúnas cosas de los demás y nos vamos conociendo de a poquitos. Hay un nuevo practicante del que no me encariñaré jamás porque todos terminan yéndose tarde o temprano y ya me cansé de despedirme con tantísima pena.

Con el colega del casi beso, estamos jodidos y enterrados hasta el cuello, cada vez que nos vemos,y hay que ver que el trabajo nos une de todas maneras,es solo vernos para sentir la incomodidad en el aire, es ese secreto compartido que se cuela entre nuestros planos y es como si unas letras fosforescentes aparecieran en nuestras frentes, evito su mirada y el la mía, noto su nerviosismo y él también el mío, supongo que tengo que sentarme a conversarlo todo pero no sé cuando.

Mi esposo se fue a ver a mi suegra, pensé ir con él pero preferí trabajar el jueves y hacer unas horas más de manejo, estos días de soledad me vienen bien, no quiero pensar en nada, quiero seguir leyendo comics, cantando a gritos y tomando cerveza en calzones.

Ultimamente me gusta mucho Bastille y su canción "Flaws" es una de mis favoritas
There's a hole in my soul ,I can't fill it,  I can't fill it. There's a hole in my soul, Can you fill it? Can you fill it? 



Acabo de ver esta película, el final me hizo llorar, bueno, no se necesita mucho para hacerme llorar.




martes, 11 de febrero de 2014

Dia 0





Es ahora o nunca me dije mientras caminaba desde mi escritorio hasta la oficina del jefe, nisiquiera me saqué las botas de campo luego de venir de la fábrica, era una idea que se me ocurrió mientras subía las escaleras, tiene que ser hoy me decía, necesito un aumento pensaba, me lo merezco repetía. Nunca en toda mi vida he pedido un aumento, no tengo idea de cómo se hace, nisiquiera me había peinado, al carajo, yo siempre me veo despeinada. Cuando entré a la oficina mi jefe estaba sonriendo, de pie, no había nadie cerca, se lo dije, ya ni me acuerdo cómo, me empezó a temblar el labio inferior, es un tic que no puedo controlar, a veces me gusta creer que nadie lo nota pero sí, todos lo notan, cómo no notar mi labio tembleque, qué papelón pienso, mi jefe no necesita que le diga mucho y acepta, simplemente no lo puedo creer, esto está  pasando realmente? o es uno de esos suenios que son recontra reales y cuando me despierto tengo colera? , de cualquier manera no puedo controlar mi expresión, tengo cara de incredulidad, de alguien a quien le acaban de dar una cachetada, qué papelón, al final no es un aumento alucinante pero es más de lo que esperaba, le hago chistes tontos a mi jefe y me río como idiota, Dios tengo que salir de aquí antes que lo arruine todo, me voy contenta, contenta no, feliz!, casi me voy a mi casa con las botas de campo, me daba lo mismo irme en medias, me cambié entre silbidos alegres y me fui dando saltitos y bailando por el pasillo, hace mucho que no me sentía así. 
Llegué a terapia de grupo con una sonrisa que la gente desconoce en mí, después de escuchar harto problema ajeno mi felicidad parecía indestructible, he decidido disfrutar hasta la última gota de esta buena sensación, la vida está acostumbrada a hacernos mierda  y a aplastar nuestros buenos momentos, no la dejes, dale la contraria, sé feliz! te lo exijo!

Esta es definitivamente mi canción de hoy " Happy"


Estoy con ganas de ver esta pelicula pero no la encuentro por ningún lado, "Adult World".




lunes, 10 de febrero de 2014

Queen of pain






Todos los lunes, cuando el despertador suena a las seis de la maniana, odio con fuerzas estar viva, por algúna extrania razón hoy desperté de buen ánimo, me dolía el oído, para variar, me caigo a pedazos pero igual, cuando mi esposo vino hasta la cama para despedirse ( cuando yo me levanto, él ya se está yendo) dejé que me cargara hasta la puerta, supongo que casí le rompo la espalda de lo pesada que estoy, él pobre, soy una carga pesada en todos los sentidos.
Se supone que hoy es el primer día de todo mi proceso de recuperación porque he vuelto a terapia y he decidido poner algo de disciplina en mi desordenada vida, hay cierto aire a reto y es lo único que me incentiva.
El invierno nos ha dado una tregua y la temperatura ha subido unos grados, igual me pongo el gorro de lana morado con botones que parece que se lo robé a una ninia, en invierno no me veo tan desastrosa porque el saco negro disimula mi cuerpo sin formas, me he prometido que será el último invierno con este cuerpo indisciplinado, me harté.
Hoy mi jefe me dijo que en la reunión general con los jefes del puerto, le dijeron que estaban satisfechos con mi trabajo, es la primera vez que mi jefe me felicita de esa manera, por lo general está cabreado por todo, este invierno lo he visto más calmado, ojala le dure mucho pero mucho.
Hoy recibí una estrellita en terapia de grupo, me la pegué en la frente como una tonta y caminé a casa en la oscuridad de la noche, estaba feliz por nada en particular, quizas es porque me gustan los comienzos.
Cuando estaba buscando unas hojas de mi antigua terapia encontré un viejo cd de Maroon 5 y lo escuché como si fuese la primera vez, esas canciones me recordaban un viejo amor que me hizo danio pero ahora ya no siento nada, es de puta madre sentir que el corazón está curado.
Si lees esto, que tengas una semana de puta madre.


The rhythm of the conversation,the perfection of her creation,the sex she slipped into my coffee,the way she felt when she first saw me, hate to love and love to hate her ,like a broken record player, back and forth and here and gone and on and on and on and on.....